RITMO IDEAL PARA CORRER

- en Entrenamiento

Antes de salir a correr, tienes tus tenis preparados y estas dispuesto(a) a salir a la pista, al campo o a la pista a darlo todo. Pero seguramente una duda surge en tu cabeza en cuanto comienzas a mover las piernas: ¿a qué ritmo tengo que correr?

El ritmo  de carrera es importante y va a determinar el tipo de entrenamiento que realizaremos: no utilizaremos el mismo ritmo si queremos bajar de 45 minutos en un 10K o si estamos empezado a correr y lo único que queremos de momento es completar los 5K. Checa cuál es el ritmo ideal para entrenar.

Correr lento no es malo: mejora la resistencia aeróbica a través del fortalecimiento de la musculatura del aparato respiratorio, y además permite hacer corridas más largas, es decir, aguantar cada vez más tiempo e ir sumando kilómetros a tus entrenamientos.

El ritmo lento, suele ser de unos 10 kilómetros a la hora. Traducido, es un ritmo al que puedes mantener una conversación de forma cómoda; si llevas un reloj, deberás llevarlo al 60-70% de tu Frecuencia Cardíaca Máxima.

Series para mejorar tus tiempos de carrera

Si ya has participado en alguna carrera y tu objetivo es mejorar tu tiempo, entonces las series son lo tuyo. Entrenar con series una vez a la semana te ayudará a mejorar en tu ritmo de carrera y también mentalmente, ya que son un entrenamiento duro.

El entrenamiento con series consiste básicamente en eso: realizar series de distintas distancias a un ritmo superior al que solemos realizar. Las recuperaciones entre series las realizamos con descansos activos cortos.

Las series que realicemos pueden ser cortas (de 200, 300 o 400 metros), medias (de 800, 1000 o 1500 metros) o largas (de 2000, 3000 o 4000 metros). Las series se realizan más o menos al 70-80% de nuestra Frecuencia Cardíaca Máxima y se deberían alcanzar alrededor de 160-170 pulsaciones por minuto. Los descansos activos entre series los realizaremos trotando hasta bajar a las 120 pulsaciones.

¿Qué pasa si me salgo de mi ritmo de carrera?

Algo muy normal si entrenamos con más gente, sobre todo si no tienen el mismo nivel que nosotros, es que nos salgamos de nuestro ritmo de carrera, sobre todo por exceso. Si salgo a correr con un amigo que lleva un ritmo más alto que yo y quiero seguirlo, lo más seguro es que ocurran dos cosas: que me tenga que parar porque voy con la lengua fuera. Ante el primer problema (la necesidad de parar) lo mejor que podemos hacer antes de detenernos totalmente es rebajar el ritmo.

Debemos bajar el ritmo y realizar respiraciones más profundas inhalando por la nariz y boca al mismo tiempo y exhalando por la boca, realiza este modo de respirar continuamente  hasta sistematizarlo, obtendrás mayores beneficios al correr haciendo tu corrida más eficiente.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*