¿POR QUÉ NO DEBES COMER GRASA DESPUÉS DE CORRER?

- en Nutrición

La alimentación de un corredor tiene efectos directos en nuestro rendimiento deportivo; si quieres rendir al máximo debes alimentarte de manera adecuada.

Los alimentos que comemos antes de correr nos dan el combustible que necesitamos, los que comemos mientras corremos nos permitirán mantener nuestros niveles de energía y lo que comemos después nos ayudarán a recuperarnos mas rápido. La fase mas importante es la alimentación post-ejercicio físico por lo que no debes comer grasas luego de correr.

El glucógeno es almacenado en nuestros músculos y en el hígado, pero en cantidades muy limitadas, ya que alcanza para abastecer de combustible durante aproximadamente 90 minutos.

Al terminar de entrenar, es indispensable que nos alimentemos e hidratemos adecuadamente para logra rellenar dichos depósitos de glucógeno, para así lograr recuperar mas rápido y contar con el combustible necesario para el próximo entrenamiento.

Por ello, lo que comemos y bebemos inmediatamente luego de correr tiene una relevancia tan importante en nuestro nuestro rendimiento y como forma de mantenernos alejados de las lesiones. En los 60 minutos posteriores al ejercicio físico (especialmente entre los primeros 15/30 minutos) nuestro cuerpo tiene la capacidad de almacenar el glucógeno hasta tres veces mas rápido que en otros momentos, por lo que ingerirlos en estos momentos hará la diferencia en nuestra recuperación.

Al terminar de correr, necesitamos darle a nuestro cuerpo en forma rápida de hidratos de carbono y proteínas para comenzar los procesos de rellenado de los depósitos de glucógeno y los procesos de reparación/recuperación de los daños que se produjeron en nuestro cuerpo.

Cumplir con esta premisa, es lo que nos permite asimilar nuestros entrenamientos y comenzar a sentir sus efectos de manera mas rápida (además de permitirnos alejarnos de las lesiones).

El problema de consumir grasas luego de correr es que reduce la efectividad de nuestra nutrición post-ejercicio. Es decir, por mas que incluyas carbohidratos y proteínas, si ingieres grasas reduces la efectividad de estos alimentos.

Las grasas retrasan la digestión  y el tránsito de lo que consumimos, por lo que afecta la absorción de los carbohidratos y las proteínas (es mucho mas lenta).

Como la alimentación posterior al ejercicio debe ser diseñada de manera de promover la mas rápida entrega de carbohidratos y proteínas a nuestros músculos, las grasas deben ser evitadas durante los 60 minutos posteriores.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*