EL CORAZÓN Y LOS PULMONES EN LOS(LAS) CORREDORES(AS)

- en Salud

Las células necesitan un abastecimiento continuo de oxígeno para combinarlo con glucosa y producir energía. Cuando una persona corre, este proceso se intensifica. Para permitir al cuerpo realizar un ejercicio de alto rendimiento, los pulmones deben suministrar una cantidad suficiente de oxígeno al torrente sanguíneo, el cual es transportado a las células del corazón.

Este proceso se vuelve más eficiente en la medida en que el cuerpo adquiere una mejor condición física, y puede mejorarse con un entrenamiento cardiovascular.

CAPACIDAD PULMONAR Y OXÍGENO 

Para un corredor, almacenar suficiente aire en los pulmones, y por lo tanto llevar oxígeno al torrente sanguíneo, es una prioridad. Sin embargo, esto no depende de la capacidad pulmonar de una persona  (volumen de aire que puede inhalar y exhalar durante la respiración) y muchos corredores de elite tienen pulmones comparativamente pequeños. Un factor decisivo para proveer a los músculos de suficiente  oxigeno es incrementar la eficiencia cardiovascular a través del entrenamiento.

CICLO DE RESPIRACIÓN 

El aire entra a los pulmones y sale de ellos gracias a la contracción y relajación del diafragma y de los músculos intercostales, que  mueven las paredes del pecho. Una vez que el aire entra a los pulmones, el oxígeno es extraído durante un intercambio de gases y pasa al torrente sanguíneo, el cual ha sido previamente desoxigenado, a través de las delgadas paredes de los alveolos (sacos de aire microscópicos). El oxígeno es intercambiado por dióxido de carbono (producto de desecho del cuerpo) y finalmente es exhalado.

SUMINISTRO DE OXÍGENO AL CUERPO 

El oxígeno absorbido por los pulmones es transportado en la sangra hacia el lado izquierdo del corazón, el cual se encarga de bombearla al resto del cuerpo. Una vez que el oxígeno llega a los capilares (vasos sanguíneos con paredes muy delgadas) es intercambiado por dióxido de carbono, el cual es transportado a la sangre hacia el lado derecho del corazón, y finalmente a los pulmones para ser exhalado.

INTERCAMBIO DE GASES

La sangre fluye a través de los capilares, donde el oxígeno se disocia de la hemoglobina, y el dióxido de carbono se disuelve en el plasma para ser transportado de regreso a los pulmones, donde es expulsado del organismo. Las moléculas de los gases se mueven fácilmente a través de delgadas membranas pasando por áreas de alta concentración a áreas de baja concentración (movimiento de difusión).

EJERCICIO AERÓBICO VS. ANAERÓBICO 

Estos términos se refieren a la presencia o ausencia de oxígeno. La mayoría de las células obtienen energía utilizando el oxígeno como combustible. Durante un ejercicio físico moderado, con suficiente combustible y oxígeno (ejercicio aeróbico), las células musculares pueden trabajar por periodos largos sin fatigarse. Sin embargo, durante un ejercicio físico intenso los músculos dependen de otras reacciones metabólicas que no requieren de oxígeno como combustible. Este proceso genera productos de desecho, como el ácido láctico, el cual puede disminuir la capacidad de movimiento y producir fatiga.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*