EL MARATÓN BARKLEY 2019 SE QUEDA DE NUEVO SIN FINISHERS

- en Noticias

El famoso Maratón Barkley que contempla 160 kilómetros (100 millas) es una carrera atlética alrededor de montañas y con una serie de obstáculos naturales creada por la mente de Gary «Laz» Cantrell (Lazarus Lake). Este fin de semana se realizó la edición 2019, la carrera más dura del mundo, donde nuevamente no tuvo finishers

Desde su primera edición en el año de 1986, solo han logrado finalizar la carrera 18 atletas, el Barkley Marathon es conocido mundialmente como la prueba de resistencia más dura del mundo: 160 kilómetros de carrera con 20.000 metros de desnivel acumulados con un límite de sesenta horas. La ruta consta de cinco vueltas, sin marcar, de navegación libre por parte de los corredores, en el que deben encontrar libros escondidos y arrancar páginas que entregarán como prueba al organizador de la carrera tras completar cada vuelta.

Foto: Trail Run Rusia

La mayoría de los corredores presentes no les preocupa la distancia a recorrer, sino el desnivel extremo, la ruta que no esta marcada y las condiciones climáticas que son impredecibles, siendo la carrera atlética más infernal y sádica del mundo.

Jared Campbell, ha sido el único corredor que ha culminado el Maratón Barkley en las ediciones 2012, 2014 y 2016. En la edición 2018, por primera vez en la historia de esta carrera celebrada desde 1986, nueve mujeres fueron admitidas y ningún corredor fue capaz de terminar más de 3 vueltas. En esta edición 2019 el Maratón Barkley, tuvo la participación de 40 corredores, entre ellos 5 mujeres.

Todos los corredores quieren intentar realizar la hazaña de batir el laberinto tenebroso de Frozen Head State. En el 2017 fue un triatleta John Kelly, quien lo finalizó en 59 horas, 30 minutos y 53 segundos.

JOHN KELLY HACE HISTORIA EN EL MARATÓN BARKLEY 2017

Foto: El triatleta John Kelly, Canadian Running Magazine.

Oficialmente en este 2019 el Maratón Barkley, tuvo la participación de 40 corredores, siendo solo seis corredores los que continuaron en la batalla: Guillaume Calmettes, Greig Hamilton, Karel Sabbe, Tomokazu Ihara, Johan Steene y Jamil Coury. El tiempo siguió su marcha y fueron Karel Sabbe y Greig Hamilton, los que se lanzaron por la cuarta vuelta, pero este último decidió darse la vuelta los pocos minutos de salir, siendo el belga Karel Sabbe, quien continuó, pero fue que a las 9:20 a.m. de la mañana del domingo 31 de marzo, decidió abandonar la prueba para que le tocaran la corneta como a los 39 corredores, para así finalizar el Maratón Barkley, sin ningún finisher en el 2019.

EL PROCESO RESERVADO Y SELECTO DE ADMISIÓN: MARATÓN BARKLEY

El proceso de admisión para participar en el Maratón Barkley es un proceso reservado y selecto para correr en una carrera no apta para cualquiera. No cuenta con redes sociales, ni página web, solo una dirección de correo electrónico que muy pocos conocen y menos comparten. Solo hay un día concreto y una hora exacta para enviar un mail a Lazarus Lake para enviar una carta de motivos para probarse en la carrera infernal, junto con el currículum de competencias de larga distancia que tenga el candidato.

Foto: Barkley Marathon
La decisión de la admisión al Maratón Barkley esta en manos de Gary «Laz»Cantrell, mejor conocido como Lazarus Lake y Karl Henn, que solo conceden a 40 corredores el privilegio de participar en la Barkley Marathon, bajo unos criterios que solo ellos saben.
Los 40 corredores que son admitidos al Maratón Barkley, reciben un correo electrónico en forma de condolencias citándoles para una prueba que se celebrará entre el día “x” y el “x” (no se especifica la fecha) en el Estado de Tennessee, Estados Unidos. Los corredores llegan al cámping del parque estatal Frozen Head donde entregan una matrícula de su país y 1,60 dólares (un céntimo por cada kilómetro de carrera). Del comité organizador reciben a cambio un número de corredor, una brújula y un reloj sin GPS, por lo que la navegación se aventura complicada cuanto menos. Todo es en autoabastecimiento, no hay puntos de control, ni asistencia médica y seguridad de ningún tipo. Los cuarenta corredores contra sí mismos y contra la naturaleza.
EL ORIGEN DEL MARATHON BARKLEY
Foto: Brushy Mountain, Wikimedia Commons

La penitenciaria Brushy Mountain no era un lugar cualquiera. Se trataba de una cárcel (cerró en el 2009) donde acostumbraban a alojar a algunos de los peores criminales de Estados Unidos. El sitio se encuentra en el lado oriental del parque Frozen Head State, en las montañas de Tennessee. Aunque los intentos de fuga eran bastante raros, la “idílica” ubicación de la prisión redujo las posibilidades de que los presos regresaran a la civilización.

De hecho, más allá de que fuera una prisión de máxima seguridad, si un preso hubiese evadido a los guardias y superado los dos muros exteriores de la penitenciaria, las inmensas montañas de Tennessee, hubieran conformado un gigantesco muro imposible de saltar.

Su plan era bastante sencillo. Mientras que otros presos organizaron una pelea para distraer a los guardias, Ray y otros seis presos utilizaron una escalera improvisada para escalar las paredes. Uno de los convictos fue alcanzado por el fuego de la policía pero Ray y otros cinco lograron huir al parque Frozen Head State.

Foto: Luther King y Malcom X en 1964. Wikimedia Commons

Pasaron 60 horas y la policía no había dado con sus huesos, James Earl Ray todavía no había sido capturado y muchos pensaron que probablemente estaba a medio camino de México. Sin embargo, las autoridades locales sabían algo que Ray no tuvo en cuenta: nadie había logrado huir campo a través en Frozen Head State. Su abrupto terreno y empinadas colinas era tan brutales para una persona sin suministros que resultaba imposible que saliera con vida de allí.

Unas horas después la policía dio con su cuerpo. Ray fue encontrado a 12 kilómetros de la penitenciaria. El tipo estaba boca abajo entre un montón de hojas, agotado, sin energías, muerto de frío y hambriento. Las marcas de su cuerpo delataban el calvario que pasó durante aquellas horas de libertad en la naturaleza salvaje.

Durante el tiempo que estuvieron de ruta los dos tipos tuvieron una idea. Pensaron que aquel sitio podía ser idóneo para iniciar un ultramaratón. Así fue como nació el desafío Barkley Marathon, cuyo nombre se debe a uno de los amigos íntimos de Cantrell que había sido herido en Vietnam, Barry Barkley.

Foto: Barkley Marathon 2009. Wikimedia Commons

Al principio el Barkley Marathon era una carrera era de unos 80 kilómetros y debía completarse en menos de 14 horas. Desde sus inicios había sido diseñada para que fuera extremadamente difícil, tanto, que casi nadie podía terminarla. A finales de 1985 se celebró la primera carrera. Corrieron 13 personas y ninguna la terminó. Después de la carrera Cantrell le dijo a algunos medios especializados que la carrera “había sido un éxito emocionante”.

Pasaron seis años desde la hazaña de Furtaw hasta que alguien volvió a completar la carrera (ahora con el nuevo kilometraje). El británico Mark Williams lo consiguió en 1995 en un plazo de 60 horas (también habían ampliado el tiempo para lograrlo).

Foto: Barkley Marathon, Lazarus Lake

Foto: Barkley Marathon
Foto: Barkley Marathon, Lazarus Lake

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*